ABOGADOS ESPECIALISTAS EN ACCIDENTES LABORALES

Consiga la máxima indemnización por accidente de trabajo

inicio · especialidades · derecho laboral


ACCIDENTE DE TRABAJO IN ITINERE, FALTA DE MEDIDAS DE SEGURIDAD Y RECARGO DE PRESTACIONES

trabajo abogados
Según el artículo 115 de la Ley General de la Seguridad Social, se considera accidente de trabajo la lesión o lesiones corporales con ocasión o como consecuencia del trabajo que el trabajador ejecuta por cuenta ajena, en principio, en tiempo y lugar.

No obstante, en ocasiones dicho accidente puede tener lugar al ir y volver del trabajo: es el que se denomina accidente laboral in itinere.

El accidente de trabajo in itinere tiene su origen en la Jurisprudencia de nuestros Tribunales, que han ido modelando el concepto del siguiente modo:

* Es aquel accidente de trabajo que se produce al ir y/o volver al trabajo.
* Debe existir una conexión entre el domicilio del trabajador y el trabajo. El domicilio se entiende como aquél lugar cerrado y privado en el que se reside habitualmente, y donde se desarrollan la vida privada y familiar. Debe darse la “obligación” de acudir al lugar del trabajo. No tendrá la característica de accidente de trabajo in itinere si ocurre en casa, antes de salir. Sí, si ocurre bajando las escaleras, por ejemplo (se considera el domicilio la propia vivienda, no el edificio)
* El recorrido debe de ser el habitual y normal, desde el domicilio particular al lugar de trabajo, y dentro del tiempo que normalmente se invierte. No pueden darse pues interrupciones por actividades personales (por ejemplo, acudir a una visita médica antes de llegar al lugar de trabajo). Del mismo modo, que el accidente tenga lugar en el tiempo prudencial que se invierte normalmente para el trayecto.
* El trayecto debe realizarse en medio de transporte normal y habitual.

También será calificado como accidente de trabajo en misión aquél que acaezca durante los trayectos que deban realizarse dentro de la jornada laboral por motivos laborales pero fuera del centro de trabajo (por ejemplo, un comercial que deba visitar varias empresas, trabajadora que debe acudir a otro centro de trabajo a llevar un paquete, trabajador que deba acudir a las oficinas).

ACCIÓN PROTECTORA DE LA SEGURIDAD SOCIAL: PRESTACIONES

Como decíamos con anterioridad, nuestro Sistema de Seguridad Social prevé prestaciones en caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional. El Sistema de prestaciones prevista es el siguiente:

Lesiones permanentes no invalidantes

si como consecuencia de accidente de trabajo o enfermedad profesional sufre alguna lesión, mutilación o deformidad, sin que le incapacite de forma permanente, pero haya producido una disminución física, podrá percibir una indemnización a tanto alzado.

Incapacidad permanente parcial:

en el caso de que a consecuencia de accidente de trabajo o enfermedad profesional su rendimiento de trabajo haya disminuido en una proporción no inferior al 33%, si bien no le incapacita para llevar a cabo las tareas fundamentales de su profesión habitual. En este caso percibirá una indemnización (pago único) que será igual a 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo de la incapacidad permanente total de la que deriva, o debió servir si no proviene de dicha situación.

Incapacidad permanente total

situación en la que se encuentra el trabajador que no puede llevar a cabo las tareas esenciales de su profesión habitual, si bien puede dedicarse a otra distinta. Si le es reconocido este grado de incapacidad percibirá una pensión vitalicia mensual correspondiente al 55% de la base reguladora. Si proviene de accidente de trabajo o enfermedad profesional, será calculada sobre salarios reales.

Incapacidad permanente absoluta

situación en la que se encuentra el trabajador que no puede llevar a cabo ninguna actividad laboral, por liviana que sea. Percibirá una pensión vitalicia mensual correspondiente al 100% de la base reguladora. Si proviene de accidente de trabajo o enfermedad profesional, será calculada sobre salarios reales.

Gran Invalidez

será reconocido en dicho grado de incapacidad el que manteniendo un grado de incapacidad permanente, precise la ayuda de una tercera persona para las actividades básicas diarias de la vida. Percibirá en su caso la pensión por la incapacidad permanente más un complemento que será igual al resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el momento del hecho causante, y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente.
FALTA DE MEDIDAS DE SEGURIDAD Y RECARGO DE PRESTACIONES

No obstante, si el accidente de trabajo ha tenido lugar por una falta de medidas de seguridad e higiene, esto es, una conducta dolosa o culpable, e incluso con omisión del deber de vigilancia por parte del empresario, podrá imponerse al mismo un recargo en las prestaciones, de un 30 a un 50%.

Así pues, el artículo 123 de la Ley General de la Seguridad Social establece que “todas las prestaciones económicas que tengan su causa en accidente de trabajo o enfermedad profesional se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por 100, cuando la lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas generales o particulares de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

FALTA DE MEDIDAS DE SEGURIDAD Y RECARGO DE PRESTACIONES

Las mejoras voluntarias son aquellas condiciones que como su nombre indican, amplían y enriquecen las que ya se ostentan en virtud de contrato, Convenio Colectivo, o derivadas de la acción protectora de la Seguridad Social.

Sepa Ud. que las mejoras voluntarias son suscritas y concedidas de forma unilateral por el empresario y no pueden ser alteradas por su voluntad, sino que requerirán la conformidad del trabajador. No obstante, sí será posible modificarla o suprimirla por la vía del procedimiento de modificación de condiciones sustanciales de las condiciones de trabajo, previsto en el art. 41 del Estatuto de los Trabajadores.

Pues bien, entre las mejoras voluntarias se encuentran:

Pólizas de seguros

que muchas empresas tienen contratadas con Entidades Aseguradoras, que cubrirán posibles indemnizaciones en caso de accidentes de trabajo, declaración de incapacidad permanente derivada de accidente de trabajo e incluso por fallecimiento a causa de accidente de trabajo.

Convenios Colectivos

– Asimismo, algunos Convenios Colectivos contemplan el denominado “seguro de Convenio”, que cubrirá los accidentes que los trabajadores puedan sufrir durante el desarrollo de su actividad laboral. El tomador del seguro será la empresa, y el asegurado, los trabajadores. Habitualmente es durante la negociación colectiva que se prevén los capitales que recibirá el trabajador en caso de accidente de trabajo. Por ejemplo, en el caso de un sector como la Construcción, que acumula un elevado número de accidentes de trabajo, la suscripción de un seguro es obligatoria. Suelen cubrir el fallecimiento por enfermedad profesional o accidente de trabajo y la incapacidad permanente en cualquiera de sus grados por accidente de trabajo o enfermedad profesional.

reclamación

En estos casos lo más recomendable es llevar a cabo una reclamación contra la aseguradora. Nuestros abogados especialistas en reclamaciones de seguros de vida e incapacidad le asesorarán en todo el proceso
INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS

Sin perjuicio de lo anterior, puede solicitarse una indemnización derivada del accidente de trabajo sufrido por la vía del art. 1902 del Código Civil, que declara la obligación de indemnizar del que “por acción u omisión, interviniendo culpa o negligencia, cause un daño a otro”, norma que resulta totalmente aplicable en el ámbito laboral.

En efecto, si el trabajador no se considera resarcido de los daños sufridos, por ejemplo, con el recargo de prestaciones, puede solicitar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos a causa del accidente de trabajo.

La indemnización deberá ser adecuada y suficiente para reparar todos los daños y perjuicios (morales, materiales, daño emergente y lucro cesante) que se deriven del accidente, y que afecten o hayan afectado tanto a la vida laboral, social, familiar o personal.

Debe saber que pueden llegar a exigirse responsabilidades penales tanto al empresario como otros obligados a mantener las debidas medidas de seguridad e higiene.

Si ha sufrido un accidente de trabajo, o padece una enfermedad profesional, no dude en contactar con nosotros. Somos un despacho profesional que cuenta con abogados especialistas. Le orientaremos y le ayudaremos a fin de que consiga la máxima compensación por los perjuicios causados por la empresa.

Abogados Laboralistas en Barcelona

Expertos en incapacidades y lesiones