Primera visita gratuita // consúltenos
BARCELONA: Tel: 93 467 55 67
MADRID: Tel: 91 737 00 45
MONTCADA: Tel: 93 564 31 16

facebook twitter linkedin google Email

Accidente de trabajo in itinere

Si bien la Ley General de la Seguridad Social en su artículo 115.2 a) define el accidente de trabajo in itinere como “Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”, la definición de accidente de trabajo in itinere fue configurado inicialmente por la jurisprudencia. Concretamente, la primera Sentencia que estableció esta figura fue la Sentencia de 11 de junio de 1908.

Actualmente la Jurisprudencia coincide en considerar que es aquél que se produce porque el desplazamiento viene impuesto por la obligación de acudir al trabajo. Su importancia reside en la conexión entre “lugar de trabajo” y “domicilio del trabajador”

Para calificar un accidente de trabajo in itinere es necesario que concurran las siguientes circunstancias:

        Finalidad: la finalidad principal del viaje debe estar determinada por el trabajo.

Ello se basa en el hecho de que, si no hubiera tenido que acudir a trabajar y por ende, realizar dicho camino desde su domicilio (o a la inversa) no hubiera ocurrido el accidente. Por tanto, no se considerará accidente de trabajo in itinere aquella circunstancia que, de no haber acudido a trabajar, se hubiera producido igual.

La Jurisprudencia ha incluido situaciones tales como: accidentes acaecidos al ir o volver de comidas o cenas de trabajo, así como una insolación.

        Trayecto habitual: debe ocurrir por tanto en el trayecto habitual que se recorre

desde el domicilio hasta el centro de trabajo o a la inversa. No obstante, se ha aceptado el lugar donde el trabajador pasaba el fin de semana.

        Tiempo invertido en el trayecto: el recorrido no debe alterarse, ya que el nexo

causal se rompe si hay una interrupción por un acto voluntario del trabajador (se considerará interrupción si acude a un bar durante dos o tres horas; no lo será hacer una compra).

Medio normal de transporte: el medio de transporte no debe añadir riesgos.

Constituye ejemplo de este requisito el conducir con alta tasa de alcohol o sin el permiso de conducción necesario.

Por último, reseñar brevemente el denominado accidente en misión, que es aquél que acaece en los trayectos o viajes que el trabajador debe realizar por motivos profesionales, es decir, en el contexto de realización de actividades encomendadas. No solo se incluyen los transportistas, sino también aquellos profesionales que, por ejemplo, deben desplazarse con un vehículo dentro de la jornada laboral para cumplir una determinada instrucción del empresario.

Bufete Toro