fbpx
Primera visita gratuita // consúltenos
BARCELONA: Tel: 93 467 55 67
MADRID: Tel: 91 737 00 45
MONTCADA: Tel: 93 564 31 16

Abogados especializados en delitos de conducción bajo la influencia del alcohol o drogas

Probablemente, el delito contra la seguridad vial que más volumen de procedimientos penales genera, es el de conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas.

Es usual que, normalmente los fines de semana, los Juzgados de Guardia cuenten con numerosos ciudadanos que están a la espera de un juicio rápido por este delito.

En Toro Pujol Abogados tenemos gran experiencia en estos asuntos, y podemos ayudarte si te encuentras envuelto en esta situación.

¿Qué se considera delito de conducir bajo la influencia de alcohol o drogas?

Regulado conjuntamente con el delito de conducción a velocidad excesiva, en el artículo 379.2 del Código Penal, es también un delito de peligro abstracto.

Esto significa que no se castiga un resultado consecuencia de conducir bebido (por ejemplo chocar contra otro vehículo), sino que la pena viene dada por el hecho de conducir tras la ingesta de alcohol o drogas.

Como criterio objetivo, hay unas cantidades a partir de las cuales será delito (por debajo de esas cantidades, acarreará sanción administrativa, pero no supondrá un delito penal):

  • Tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro.
  • Tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Esta distinción se creó, porque la tasa en aire respirado vendrá determinada por el alcoholímetro de las autoridades policiales que hayan hecho la medición; mientras la prueba en sangre se precisaría mediante un análisis de sangre.

Son dos pruebas diferentes. Como veremos más adelante, ambas tienen un margen de error, al que nos podemos aferrar para lograr la absolución.

¿Qué penas tiene el delito de conducir bajo la influencia de estas sustancias?

Las penas por este delito son las mismas que las previstas en el primer apartado del artículo, para la conducción con exceso de velocidad: se impone la prisión de 3 a 6 meses, o la multa de 6 a 12 meses, o bien la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.

Y en cualquier caso, la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1, y hasta 4 años. Así, puede castigarse con prisión, o multa, o trabajos comunitarios, y además de eso, en todo caso, privación del carnet de conducir.

En la práctica, lo frecuente es no imponer la pena de prisión si se trata de la primera vez que se realiza el delito. Pero si no es un delincuente primario, sino que ya es reincidente, sí se suele imponer la pena de cárcel. Y siempre, la retirada del carnet de conducir.

¿Cuándo prescriben estos delitos?

Para saber cuándo prescribe este delito, acudimos al artículo 131 del Código Penal, que trata de la prescripción de los delitos, y fija ese plazo en cinco años, al ser la pena prevista prisión por menos de cinco años.

¿Cómo podemos ayudarte como abogados penalistas expertos en delitos de conducción bajo los efectos de alcohol o drogas?

En primer lugar, hay que destacar que habrá que realizar la prueba dos veces al conductor, con un tiempo mínimo de espera de diez minutos entre ambas. Si esto no se ha respetado, la prueba podría carecer de validez.

Pero al margen de eso, ya que es difícil que pasen ese derecho por alto, hay que tener en cuenta los márgenes de error. Vienen dados en el Anexo II de la Orden ITC/3707/2006, de 22 de noviembre, por la que se regula el control metrológico del Estado de los instrumentos destinados a medir la concentración de alcohol en el aire espirado.

Estos márgenes son los siguientes:

  • 0.030 mg/L para todas las concentraciones menores o iguales a 0.400 mg/L.
  • 7.5 % del valor verdadero de la concentración para toda concentración mayor de 0.400 mg/L y menor o igual de 1 mg/L.
  • 20 % del valor verdadero de la concentración para toda concentración mayor de 1 mg/L.

Debe tenerse en cuenta, que estos datos se refieren a los etilómetros de precisión, con los que se hacen las dos pruebas y que dan un ticket, no a los alcoholímetros que se usan sin que el conductor salga de su vehículo.

En cualquier caso, si usted se encuentra a la espera de un juicio por estos hechos, lo mejor es contactar con un abogado que pueda aconsejarle lo mejor posible.

En Toro Pujol Abogados somos abogados especialistas en delitos contra la seguridad vial, y la primera consulta es gratuita.

Toro Pujol Abogados