BARCELONA

MADRID

VALENCIA

SEVILLA

Jubilación por trastorno bipolar

Tabla de contenidos

Como abogados expertos en incapacidades, hacemos este artículos con la finalidad de hablar sobre la jubilación por trastorno bipolar. Este tipo de trastorno es una enfermedad mental con momentos de euforia y momentos tan bajos que alcanzan la depresión y puede esto derivar en una incapacidad laboral, es decir una jubilación anticipada.

Este tipo de enfermedades relacionadas con la salud mental, suelen ser muy valoradas a la hora de poder acceder a una incapacidad permanente laboral, es decir a jubilarse anticipadamente, ya que pueden llegar a ser muy incapacitantes, eso sí dependiendo del grado de afectación.

¿De qué manera está considerado el trastorno bipolar en cuanto a la habilidad de poder realizar cualquier actividad?

El trastorno bipolar, como ya sabemos se trata de una enfermedad mental, la cual puede interferir como otras tantas en la vida diaria de cualquier persona así como en otros aspectos de la vida de cualquier persona como es el ámbito laboral. 

Esta patología es considerada como una discapacidad mental sobre todo a la hora de llevar una vida normal, con autogestión y control de los actos y actitudes.

Cuando se padece un trastorno bipolar, dependiendo de la frecuencia con la que se den determinados episodios o momentos y de la resistencia que tenga la persona a los medicamentos, es decir al efecto que puedan hacerle los fármacos para anular los síntomas o por lo menos atenuarlos, se podrá reconocer que la persona padece de un trastorno de forma moderada, lo cual corresponde más o menos con un 25 hasta 59 por ciento, o bien un trastorno de forma severa lo cual es asimilado con un 60 a 75 por ciento de discapacidad.

Los tipos de Trastorno Bipolar

A parte de la frecuencia de aparición de los picos del trastorno y de la capacidad para asimilar o rechazar la medicación, el trastorno bipolar puede ser dividido en dos grupos; el tipo I y el tipo II.

El trastorno bipolar tipo I se expresa en formas de estados de ánimo maníacos, seguido de episodios depresivos.

Sin embargo el trastorno bipolar del segundo tipo está determinado por presentar más estados de ánimo depresivos que maníacos. 

¿Es posible solicitar una jubilación de forma anticipada o dicho formalmente, solicitar una incapacidad permanente laboral?

Es muy frecuente que se asocie o confunda el término jubilarse de forma anticipada con el de solicitar una incapacidad permanente laboral. La jubilación se solicita cuando se cumple el requisito de edad además de otros requisitos. Sin embargo, la incapacidad permanente laboral se solicita al padecer determinadas patologías o dolencias que impidan desarrollar la actividad laboral de forma normal de forma prematura.

La incapacidad laboral puede solicitarse por dos vías; la contributiva, cuando se cumple el período mínimo de cotización. Este periodo mínimo se calcula de la siguiente manera: La edad menos 20, y el resultado se divide entre el número 4. Este cálculo dará el tiempo mínimo estimado de cotización necesaria para acceder por la vía contributiva. En caso contrario y no recoger el período mínimo de cotización se deberá acceder por la parte no contributiva.

En cuanto a la posibilidad de solicitar una incapacidad permanente laboral por padecer de un trastorno mental y en este caso por padecer un trastorno bipolar, es necesario comentar que sí que es posible acceder a esta pensión. También hay que mencionar que en muchas ocasiones en las que se suele conceder una incapacidad permanente por una enfermedad mental, van frecuentemente acompañadas de la mano otras tantas patologías ya sean físicas o psicológicas. 

El tipo de incapacidad concedida para cada persona en particular evidentemente dependerá de la enfermedad, del grado de afectación y de su previsible evolución a mejor a peor o que perdure del mismo modo en el tiempo.

¿En qué casos se da la incapacidad permanente total por trastorno bipolar?

En los casos en los que el trastorno bipolar pueda dar lugar a una incapacidad permanente total, que es el nivel por encima de la incapacidad permanente parcial, será en los casos en los que las secuelas adquiridas a causa del trastorno afecten a la persona trabajadora en su puesto de trabajo pero sin embargo que esas secuelas no sean limitantes para desempeñar o realizar otros trabajos.

Normalmente, las actividades que las personas con este tipo de trastorno pueden realizar son las que no exijan determinados grados de responsabilidad por no decir que no se exija ninguna responsabilidad. Además la jornada laboral del enfermo deberá llevar un control y que sea sencilla de cumplir.

¿Y la invalidez absoluta por trastorno bipolar?

Por otra parte un grado superior de incapacidad al que acabamos de mencionar, es la incapacidad permanente absoluta, y esta será concedida a los trabajadores que tengan una completa limitación o incapacidad de realizar incluso sus actividades cotidianas.

Este tipo de personas son totalmente incapaces de mantener estabilidad en general, por lo que les suele costar cumplir horarios, no son capaces de gestionar el estrés, no saben mantener una relación laboral ni personal sana, además de evidentemente tener estados de depresión, euforia y maníacos de forma más recurrente. Las dos características esenciales que debe tener el trastorno bipolar en este grado serán que sea crónica y permanente en el tiempo a pesar de estar bajo un tratamiento continuo.

¿Cuáles son los síntomas que realmente impiden al trabajador poder realizar una actividad de forma adecuada?

Normalmente y de forma general, las personas enfermas de un trastorno bipolar en este caso suelen tener excesiva falta de atención y concentración. Estas limitaciones o características suelen ser la base fundamental de exigencias en todo tipo de trabajos.

Además es posible que si encima el estar afecto de esta patología requiere de ingresos continuos en el tiempo en hospitales de día o de 24 horas debido a sus fases psicóticas, sobra decir, que a este enfermo le queda una capacidad nula de desempeñar una tarea en el ámbito laboral, ya que también será incapaz de desempeñarla en su vida cotidiana.

Por lo tanto, ¿cuál es la mejor opción que debe tomar una persona que padece un trastorno bipolar sea del tipo que sea?

Objetivamente, el mejor camino que se puede tomar a la hora de afrontar una situación así es acudir a un especialista a que evalúen el estado psicológico de la persona para poder empezar un tratamiento lo antes posible. 

Es importante comentar que no todos los trastornos bipolares son tributarios de una incapacidad permanente laboral ya que muchos trastornos, llevando un tratamiento acorde pueden ser solventados. Siempre quedará la baja por incapacidad temporal en casos de recaída para poder tratarlos pero que pueda volver a emprender su trabajo.

Obviamente si el trastorno bipolar se encuentra en una fase muy avanzada de la enfermedad, y sobre todo el del tipo II, se tendrá que evaluar el por qué, es decir, qué es lo que lo desencadena, y ver cómo ayudarle, ya que este tipo de trastorno suele llevar adherida unos grados muy severos de depresión. Por lo tanto, en casos muy avanzados será muy favorable para el enfermo solicitar una incapacidad permanente absoluta. 

Share:

Entradas relacionadas

incapacidad raquialgia

Incapacidad por raquialgia

Incapacidad por raquialgia Muchas de las consultas que recibimos en nuestro despacho especializado en incapacidades, se refieren a los dolores a lo largo de la

fractura humero

Incapacidad por fractura de húmero

Incapacidad por fractura de húmero En Toro Abogados contamos con una gran experiencia en todo tipo de casos de incapacidad, y hemos logrado conseguir numerosos

CONTACTO

Barcelona

C/ Consell de Cent nº 276, 2ª planta

Madrid

C/ Velázquez, nº 46, 4º izq.

Montcada i Reixac

C/ Mayor, nº 30, bajos

93 564 3116

Sevilla

C/ Avenida Eduardo Dato, 69

Valencia

C/ Las Barcas , 2 

Social Media

Primera visita gratis

Sin ningún tipo de compromiso, te aconsejaremos sobre tus mejores opciones.

Nosotros te llamamos

info@bufetetoro.com