RECLAMACIONES DE CANTIDAD

Indemnización, salarios y finiquito

inicio · especialidades · derecho laboral


RECLAMACIÓN DE FINIQUITO, RECLAMACIÓN DE SALARIOS, RECLAMACIÓN DE INDEMNIZACIÓN, RECLAMACIONES FRENTE AL FOGASA, RECLAMACIÓN DE VACACIONES NO RETRIBUIDAS NI DISFRUTADAS

Si su empresa no le paga, si se retrasa en el abono del salario; si al finalizar la relación laboral no le han abonado el finiquito o bien cree que la cuantía no es correcta… sepa Ud. que tiene hasta un año para reclamar.

Tramitamos todo tipo de reclamaciones de cantidad frente al empresario:

Reclamación de indemnización
* Si el empresario le ha despedido, le reconoce la improcedencia del mismo, pero no le abona la indemnización correspondiente.
* Si ha llegado a un pacto o acuerdo con el empresario ante los Servicios de Mediación, Arbitraje y Conciliación, y posteriormente éste no le abona la indemnización.
* Si mediante Sentencia, el despido ha sido declarado improcedente, y el empresario no cumple con la misma (no le abona la indemnización).
* Si ha llegado a un acuerdo privado con el empresario y finalmente no le abona la indemnización.
* Incluso si el empresario únicamente ha abonado parte de la indemnización.

En cualquiera de estos casos, tiene Ud. derecho a reclamar y exigir el pago de la indemnización que le corresponde.

Si el empresario incumple su obligación de abonarle la indemnización legal que le pertenece, no le abona la indemnización acordada entre ambas partes o bien no le abona las cantidades salariales debidas, sepa que debe procederse a la ejecución del título judicial o extrajudicial que contenga las cantidades que debe abonar el empresario (ya sea Sentencia, Acto de Conciliación, Escritura de reconocimiento de deuda o contrato privado)
Si una vez finalizado el procedimiento de ejecución, si la empresa no ha abonado las cantidades adeudadas y no constan bienes embargables, será declarada en situación de insolvencia, por lo que deberá acudirse al Fondo de Garantía Salarial, a fin de que sea este Organismo el que abone a los trabajadores todos aquellos salarios y indemnización que adeuda el empresario.

No obstante, este Organismo no abona las cuantías adeudadas por el empresario en su integridad:

* En caso de impago de salarios: abonará como máximo la cantidad que resulte de multiplicar el doble del salario mínimo interprofesional diario (con la parte proporcional de las pagas extraordinarias incluidas) por el número de días de salario pendiente de pago, máximo 120 días.
* Indemnizaciones: el límite máximo será el de una anualidad, sin que el salario diario que sirve de cálculo pueda exceder del doble del salario mínimo interprofesional (con la parte proporcional de las pagas extraordinarias incluidas)

En todo caso, el Fondo de Garantía Salarial únicamente abonará indemnizaciones y/o salarios debidos reconocidos en Sentencia, auto, acto de conciliación judicial o extrajudicial administrativa.

No obstante, sepa Ud. que si no se encuentra conforme con la cuantía abonada por el Fondo de Garantía Salarial, puede interponerse demanda en reclamación de la cantidad que corresponda contra el Organismo.

Reclamación de salarios

si la empresa ha dejado de abonarle el salario, sepa Ud. que puede reclamarlo. Deberá interponer demanda de reclamación de cantidad ante el Juzgado de lo Social, si bien previamente debe acudir a un intento de conciliación ante el Organismo antes referido.
* No obstante, debe tener en cuenta que si el empresario se retrasa en el abono del salario, o bien no los abona, y la situación persiste en el tiempo, puede solicitar la extinción del contrato de trabajo con una indemnización igual a la prevista para el despido improcedente:
** De 45 días de salario por año trabajado, hasta febrero de 2012 –fecha en la que entró en vigor la Reforma Laboral, con un máximo de 42 mensualidades.
** De 33 días de salario por año de servicio, después de febrero de 2012, con un máximo de 24 mensualidades.

Reclamación de finiquito

cuando finaliza una relación laboral, sea a instancias del empresario o bien por voluntad del trabajador, la empresa debe abonarle el finiquito esto es, el salario devengado en el mes en el que se produce la extinción, quince días de salario en concepto de preaviso, si el empresario lo ha incumplido, así como la parte proporcional de pagas extraordinarias y parte proporcional de las vacaciones devengadas y no disfrutadas. Si la empresa se niega a abonarle el finiquito, sepa Ud. que reclamarse extrajudicial y judicialmente: previamente debe interponerse demanda ante los Servicios de Conciliación, Mediación y Arbitraje a efectos de llegar a un acuerdo entre trabajador y empresario; si finaliza el acto de conciliación sin alcanzar dicho acuerdo, deberá interponerse demanda ante el Juzgado de lo Social.
Responsabilidad de los administradores

Como se ha dejado detallado, a pesar de que el Fondo de Garantía Salarial prevé el pago de salarios e indemnizaciones debidas por el empresario, no lo abona en su totalidad, por lo que el trabajador puede verse enormemente frustrado, sobre todo por no ver resarcido totalmente el daño causado (tanto a nivel laboral, como personal o familiar), después de procesos interminables.

Pues bien, sepa Ud. que pueden exigirse responsabilidades a los administradores de las sociedades, precisamente por falta de diligencia empresarial.

¿Pero, en qué casos podremos exigir responsabilidades de los administradores?

El art. 236 de la Ley de Sociedades de Capitales establece que “Los administradores responderán frente a la sociedad, frente a los socios y frente a los acreedores sociales, del daño que causen por actos u omisiones contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados incumpliendo los deberes inherentes al desempeño del cargo, siempre y cuando haya intervenido dolo o culpa.

Estamos pues ante una responsabilidad ajena a la naturaleza y régimen propio de la responsabilidad de los administradores en el ejercicio de su cargo. Se trata, pues, de una responsabilidad objetiva.

En el ámbito laboral, la responsabilidad de los administradores tiene su base en el hecho de que éstos asumen tareas y responsabilidades de dirección y organización junto con el empresario.
¿Están legitimados los trabajadores para exigir responsabilidades?

El art. 238 de la citada Ley de Sociedades de Capital prevé como legitimados para pretender el resarcimiento de los daños causados tanto la Sociedad, los Accionistas como los acreedores sociales (aquí entrarían los trabajadores).

¿En qué casos entonces puede exigirse responsabilidad?

Establece el art. 367 LSC: “Responderán solidariamente de las obligaciones sociales posteriores al acaecimiento de la causa legal de disolución los administradores que incumplan la obligación de convocar en el plazo de dos meses la junta general para que adopte, en su caso, el acuerdo de disolución, así como los administradores que no soliciten la disolución judicial o, si procediere, el concurso de la sociedad, en el plazo de dos meses a contar desde la fecha prevista para la celebración de la junta, cuando ésta no se haya constituido, o desde el día de la junta, cuando el acuerdo hubiera sido contrario a la disolución.

2. En estos casos las obligaciones sociales reclamadas se presumirán de fecha posterior al acaecimiento de la causa legal de disolución de la sociedad, salvo que los administradores acrediten que son de fecha anterior.”

¿Cuáles son las causas de disolución de una sociedad?

* Cese en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyan el objeto social. En particular, se entenderá que se ha producido el cese tras un período de inactividad superior a un año.
* Conclusión de la empresa que constituya su objeto.
* Imposibilidad manifiesta de conseguir el fin social.
* Por la paralización de los órganos sociales de modo que resulte imposible su funcionamiento.
* Por pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso.
* Por reducción del capital social por debajo del mínimo legal, que no sea consecuencia del cumplimiento de una ley.
* Porque el valor nominal de las participaciones sociales sin voto o de las acciones sin voto excediera de la mitad del capital social desembolsado y no se restableciera la proporción en el plazo de dos años.
* Por cualquier otra causa establecida en los estatutos.

Por lo tanto, los administradores estarán obligados a:

* en primer lugar, si concurre causa de disolución, deben convocar la junta general en el plazo de dos meses para que adopte el acuerdo de disolución;
* en el caso de que se hubiera podido constituir la junta, deben solicitar la disolución judicial en el plazo de dos meses a contar desde la fecha prevista para la celebración de la junta;
* si se hubiese celebrado la junta, pero no se hubiera adoptado el acuerdo de disolución o el acuerdo hubiese sido contrario, deben solicitar la disolución judicial en el plazo de dos meses a contar desde el día de la junta.

Los administradores deberán promover la disolución de la sociedad cuando las pérdidas dejen reducido el patrimonio neto de la sociedad por debajo de la mitad del capital social.

En el caso de que concurran simultáneamente pérdidas graves e insolvencia cesa el deber de promover la disolución de la sociedad si se solicita y prevalece el deber de solicitar la declaración del concurso de acreedores de la sociedad.
Ejemplo de ello, administrador de una sociedad que a pesar de haber procedido a la suspensión de pagos (pretendiendo su exoneración de responsabilidad frente a terceros) no ha acreditado, tras la insolvencia definitiva, haber realizado ni una sola actuación en el ámbito societario, sin cumplir sus obligaciones como administrador, dejando que la sociedad desapareciera, sin más.
Siendo el pasivo superior al activo en más de 200.000.-€, ni reanudó la actividad ni convocó junta de socios para su disolución en orden a una ordenada liquidación de la sociedad.

En definitiva, será suficiente con acreditar, por un lado, la concurrencia de causa legal de disolución y por otro, el incumplimiento de los deberes legales de promover la disolución, o en su caso, concurso.
Si el administrador o administradores incumplen, durante el ejercicio de su cargo, una de estas obligaciones, responderán de forma solidaria de todas aquellas obligaciones sociales posteriores al nacimiento de la causa de disolución.

Sepa Ud. que la acción de responsabilidad prescribe a los cuatro años desde que el administrador cese en el ejercicio de su cargo, debiéndose interponer demanda ante los Juzgados de lo Mercantil.

* Si su empresa no le paga, o bien no ha querido abonarle la indemnización que corresponda, sepa que contamos con abogados especializados en materia laboral y tramitamos todo tipo de reclamaciones de cantidad, exigiendo todo tipo de responsabilidades. Utilizamos todos los mecanismos habidos en Derecho para que pueda ver compensados los daños causados en su persona y en su condición de trabajador y velamos por hacer valer sus derechos y obtener las cantidades que le pertenecen.

Abogados de Trabajo

Defendemos sus Derechos Laborales