Primera visita gratuita // consúltenos
BARCELONA: Tel: 93 467 55 67
MADRID: Tel: 91 737 00 45
MONTCADA: Tel: 93 564 31 16

Abogados indemnización por daños cerebrales en accidentes de tráfico

Reclamación de indemnización por daños cerebrales accidente de tráfico en Barcelona y Madrid

¿Qué es un daño cerebral?

El daño cerebral adquirido (DCA) es la afectación de estructuras encefálicas en personas que habiendo nacido sin daños, en un momento posterior de su vida sufren esas lesiones y se traducen en una afectación de su funcionamiento cognitivo, emocional, conductual y/o físico.

Cuando el origen de la lesión cerebral es un golpe, hablamos de traumatismo craneoencefálico (TCE). Muchos de los traumatismos craneoencefálicos que causan lesiones cerebrales se producen por un accidente de tráfico.

Las secuelas derivadas del daño cerebral se pueden clasificar en siete áreas: nivel de alerta, control motor, recepción de información, comunicación, cognición, emociones y actividades de la vida diaria.

indemnizaciones por daños cerebrales accidentes de trafico barcelona madrid

¿Cómo se produce un daño cerebral en un accidente de tráfico?

Existe una variedad de formas en las que se puede producir daño cerebral como consecuencia de un accidente de tráfico, puede darse mediante:

  • Lesión cerebral primaria: derivada del daño del impacto, que incluye una fractura ósea del cráneo, contusiones, cardenales, hematomas, coágulos de sangre, laceraciones o daños a los nervios.
  • Lesión cerebral secundaria: es decir, daño que tras el trauma, se manifiesta con posterioridad, como un edema cerebral, infección intracraneal, fiebre, hematoma, tensión arterial, anemia, epilepsia, hipertensión intracraneal, cambios cardíacos, pulmonares, etc.
  • Lesiones penetrantes: cuando un cuerpo extraño entra en el cerebro y causa daños a regiones específicas, dependiendo los síntomas de la región lesionada del cerebro.
  • Ictus: cuando se sufre una interrupción del sistema de riego sanguíneo del cerebro, como las embolias o trombosis, o las hemorragias cerebrales, incluyendo la ruptura de aneurismas, o malformaciones de las venas y arterias que riegan el cerebro, producto del impacto en otra zona del cuerpo.
  • Anoxias o Hipoxias: La falta de oxígeno durante un periodo de tiempo prolongado, que provoca la muerte neuronal de parte del tejido cerebral.     

¿Qué consecuencia tiene un daño cerebral?

El problema del daño cerebral es que tiene múltiples manifestaciones, dependiendo de la zona a la que afecte.

Como hemos adelantado anteriormente, existen siete tipos de posibles afectaciones:

Nivel de alerta:

Una posibilidad, si el impacto es importante, puede producirse una pérdida de consciencia, que se mide mediante la “escala de Glasgow”. Esta escala mide el estado de alerta de los seres humanos, otorgando una puntuación mediante una sub escala que mide la respuesta ocular, verbal y motora.

Cuanto más bajas sean las puntuaciones más graves es el estado de la víctima, siendo que lo óptimo es la normalidad (15 puntos) y lo más bajo posible, el coma vigil (3 puntos).

Control motor

Cuando se produce una lesión en las regiones frontales y parietales de los hemisferios cerebrales, así como las lesiones en el tronco cerebral, suelen provocar debilidad en la parte del cuerpo contraria a la del hemisferio cerebral lesionado. En este apartado englobamos las hemiplejias (parálisis de la mitad del cuerpo), hemiparesias (pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo), espasticidad (aparición de tono muscular muy elevado, como la garra palmar o el pie equinovaro), la disfagia (que nos complica tragar sólidos y líquidos), el control de esfínteres o la parálisis de miembros inferiores.

Recepción de información

La recepción de información se realiza por diversos canales que pueden verse afectados tras un episodio de trauma cerebral.

  • En cuanto a la vista, se puede sufrir un trastorno del campo visual o de la convergencia visual, pudiendo darse episodios de pérdida parcial de vista o vista doble.
  • En cuanto al olfato, es común la pérdida del mismo, llamada hiposmia o anosmia, dependiendo de su gravedad.
  • En cuanto a la audición, al estar el sentido del equilibrio íntimamente ligado, la lesión típica incluye una afección a esa función.
  • Por último, en cuanto al tacto, podemos sufrir trastornos de la sensibilidad derivados de las lesiones localizadas en las regiones parietales de los hemisferios cerebrales.

Comunicación

El hemisferio dominante, el izquierdo normalmente, puede verse afectado en un episodio de daño cerebral, y por ello producir varios problemas, como la afasia de predominio sensitivo, alexia, afasia de predominio motor, disartria o disfonía, todos ellos problemas para comprender el lenguaje verbal, leer, hablar, articular fonemas o emitir la propia voz.

Cognición

De una lesión cerebral se puede derivar una afectación a la capacidad de reflexionar, aprender o tomar decisiones. Dichos problemas pueden ser transitorios y reversibles, o derivar en una secuela permanente.

El problema de este tipo de afectación es que puede coexistir con las funciones motoras, sensoriales y de comunicación intactas, por lo que transmite una engañosa idea de autonomía y salud que no corresponde con la realidad.

Emociones y personalidad

La inestabilidad emocional derivada de este tipo de lesiones abarca dos prototipos predominantes, la desinhibición, siendo esta la incapacidad de frenar impulsos, generando conductas inadecuadas socialmente, y la apatía, que apaga la motivación, genera inactividad e indiferencia. Generalmente estos últimos van asociados a trastornos de la personalidad, y generan situaciones de agresividad.

Actividades básicas de la vida diaria

En este apartado encontramos una diferencia entre las actividades básicas de la vida diaria y las actividades de desarrollo personal.

En las primeras encontramos las funciones que son vitales para nuestra autonomía personal, como puede ser lavarse, comer, tumbarse, caminar, subir escaleras, levantarnos de la cama, vestirnos, etc., se entiende que existe una limitación grave o muy grave cuando sufrimos limitaciones en estas actividades.

En cambio, las actividades de desarrollo personal son aquellas necesarias para nuestro progreso como personas, y corresponden al trabajo, al deporte, a cualquier actividad de ocio que se vea impedida por nuestras lesiones. Consideraremos que la afectación es leve o moderada cuando nos veamos impedidos o limitados para la realización de dichas actividades.

¿Cómo se calcula una indemnización por daño cerebral?

La indemnización por accidente de tráfico se calcula en base a la Ley 35/2015, y siguiendo las pautas que nos ofrece el baremo de indemnizaciones.

  • Determinar en qué zona se han producido los daños, las consecuencias que ha producido la lesión traumática y las capacidades afectadas. Una vez las determinemos, iremos al baremo médico y calcularemos los puntos por secuelas permanentes que se hayan derivado, multiplicándolos por la cantidad correlativa a la edad de la víctima en el momento del accidente, reflejando una primera cantidad a añadir a nuestra indemnización.
  • Determinaremos el periodo de sanidad, es decir el tiempo que pasamos de baja desde el accidente hasta el alta médica, que nos será dada por dos motivos, porqué nos hemos recuperado plenamente o por qué no hay posibilidad de mejora. Dicho periodo de baja se catalogará como básico, moderado, grave o muy grave, dependiendo de la intensidad de nuestras limitaciones funcionales, y se multiplicará por una cantidad establecida en el baremo a tal efecto, reflejándonos una nueva cifra a añadir a la indemnización.
  • Afectación han tenido las lesiones cerebrales para nuestras actividades de autonomía personal y para las de desarrollo personal, siendo que cuanta mayor sea la afectación, mas alta será la cifra que podremos pedir como daño moral, conocido en el nuevo baremo como perjuicio personal por pérdida de calidad de vida, adicionando la cantidad resultante al cómputo general de la indemnización.
  • Gastos que nos ha producido la lesión hasta nuestra recuperación, y los que nos vaya a producir durante toda la vida. A todos los niveles. Siendo que la pérdida de sueldo, la necesidad de adaptar nuestra casa, la necesidad de un nuevo vehículo, la asistencia de una persona durante unas horas o cualquier otra contingencia, que deberá ser calculada y añadida a la indemnización.

Todo ello, de forma genérica, puesto que cada caso goza de particularidades que deben ser oportunamente estudiadas, nos permitiría cifrar la indemnización por lesiones con daño cerebral correspondiente por los daños y perjuicios causados.

Calculadora de indemnizaciones por accidente de tráfico

Calculadora indemnizaciones accidentes de tráfico banner

Su abogado especializado en indemnizaciones por daño cerebral en accidentes de tráfico en Barcelona y Madrid

Toro Pujol Abogados, se pone totalmente a su disposición para ayudarle en una situación tan difícil como es sufrir un accidente de circulación con la consecuencia de un daño cerebral.

Si ha sido víctima de un accidente de tráfico con este dramático resultado, podría suponerle una incapacidad laboral y comprometer seriamente su calidad de vida, ponemos a su disposición nuestra experiencia de más de 40 años como abogados especialistas en reclamación de indemnizaciones por daños cerebrales en accidentes de tráfico. Incluso podremos ayudarle en el proceso de incapacitación laboral.

Nuestra amplia experiencia en la resolución judicial y extrajudicial de casos relacionados con reclamación de indemnizaciones por accidente de tráfico, nos permite ofrecer un servicio jurídico integral. No defendemos a las compañías de seguro, defendemos solo los derechos de sus asegurados y, además, cobramos cuando Usted cobre. Nuestro porcentaje de éxito es de un 90%.

Primera visita gratuita. Estudio de viabilidad jurídica para evaluar su caso. Disponemos de oficinas en Barcelona, Madrid y Montcada i Reixac, y actuamos en todo el territorio nacional.

Toro Pujol Abogados especialistas contacto primera visita gratuita Barcelona Madrid
Toro Pujol Abogados