BARCELONA

MADRID

VALENCIA

SEVILLA

Subsidio por epilepsia

Tabla de contenidos

La posibilidad de obtener una pensión, paga o subsidio por epilepsia puede venir determinado por el reconocimiento de una incapacidad laboral o por un grado de discapacidad, dado que se trata de una enfermedad que ocasiona una limitación funcional importante para quien la padece y que puede impedirle el desempeño de su profesión, así como de cualquier otra. 

En estos casos, y para evitar que la persona no reciba los ingresos necesarios para subsistir, se establece la posibilidad de concedérseles un subsidio por epilepsia.

¿Qué es y por qué procede el reconocimiento de un subsidio por epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad o trastorno que afecta al sistema nervioso central y que se debe a la aparición de una actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral, que provoca ataques repentinos debido a una excitación excesiva de las neuronas.

Estos “ataques epilépticos”, también conocidos como “crisis epilépticas”, se caracterizan por manifestarse en forma de convulsiones violentas y ocasionar en el paciente una pérdida de conocimiento, así como, en ocasiones, una pérdida del control esfinteriano vesical y rectal, lo que puede ser altamente peligroso en función de las circunstancias en las que se produzca el ataque.

Para evitar que esto se produzca, se intenta evitar que personas que padezcan crisis frecuentes realicen trabajos de riesgo y a cambio se les reconoce un subsidio por epilepsia.

Además, se trata de una enfermedad para la que, desgraciadamente y por el momento, no existe cura, lo que justifica más todavía el reconocimiento de un subsidio por epilepsia.

Aunque ciertamente existen medicamentos para tratar esta enfermedad -antiepilépticos-, se trata de medicamentos o tratamientos que sirven para prevenir o tratar de disminuir la frecuencia de las crisis, pero no siempre son del todo efectivos – de hecho, existe la “epilepsia refractaria”, que es aquella que no responde a los tratamientos- y en ningún caso hacen que desaparezca la afectación.

¿En qué casos procede el reconocimiento de un subsidio por epilepsia?

A pesar de que la epilepsia es un trastorno que puede ser incapacitante en muchas ocasiones, ya que el padecerla impide el desempeño normal y habitual de las actividades diarias y, por supuesto, el desempeño de una profesión con unos mínimos de regularidad, responsabilidad y exigencia, no siempre es así, ya que en ocasiones está controlada. En estos casos, no procede el reconocimiento de un subsidio por epilepsia.

Por tanto, habrá que valorar en qué grado se manifiesta la enfermedad en el paciente para determinar si hay derecho a un subsidio por epilepsia, teniendo en cuenta tanto la frecuencia de las crisis como en la intensidad de éstas y, sobre todo, la limitación funcional del paciente.

Clasificación neurológica según el grado de enfermedad

En concreto, existe una clasificación neurológica en función del grado en que se encuentra la enfermedad:

  • Grado 0: Enfermedad diagnosticada, pero sin sintomatología. En estadio clínico no evolutivo. Tratamiento: ninguno o preventivo. No procede ningún tipo de subsidio por epilepsia. 
  • Grado 1: Antecedentes de crisis convulsivas o mioclonías no activas. Más de un año sin crisis. Limitación y alteración neurológica leve. Tratamiento: ocasional o sintomático. 
  • Grado 2: Crisis epilépticas activas en el último año. Alteraciones neurológicas moderadas del control esfinteriano vesical y rectal. Disminución leve de la función mental. Tratamiento: habitual, que compensa la clínica. 
  • Grado 3: Crisis epilépticas severas, frecuentes y refractarias a las opciones terapéuticas -epilepsia refractaria-. Hemiplejia. Pérdida neurológica total de control esfinteriano vesical y rectal. Disminución moderada de la función mental. Tratamiento: habitual, pero que no compensa la clínica. Puede reconocerse un subsidio por epilepsia. 
  • Grado 4: Grave deterioro general y neurológico con afectación del nivel de conciencia. Tetraplejia o hemiparesia severa. Necesidad de asistencia de terceras personas. Narcolepsia severa. Disminución severa de la función mental. Tratamiento: precisa ayuda de terceras personas para las actividades cotidianas de la vida diaria. Se debe reconocer un subsidio por epilepsia. 

Por lo tanto, la posibilidad de acceder a un subsidio por epilepsia dependerá de la gravedad de la enfermedad, de lo avanzada que se encuentre y de la respuesta del paciente a los tratamientos practicados, así como de la capacidad laboral del trabajador, de los riesgos laborales y los aspectos clínicos de la enfermedad, de la forma de afrontar la situación y la actitud del paciente ante la misma, etc.

¿Qué vías o medios existen para solicitar subsidio por epilepsia?

En los casos en los que la enfermedad cause una limitación funcional al paciente que afecte al ámbito laboral o en su vida diaria significativamente, podrá solicitar un subsidio por epilepsia ante la Seguridad Social, existiendo fundamentalmente dos vías:

Incapacidad permanente: 

En aquellos casos en los que la persona con epilepsia, está imposibilitada para el desempeño de la actividad laboral tiene derecho a un subsidio por epilepsia, variando la cuantía de la misma en función del grado reconocido:

Gran Invalidez: 

Cuando la persona, afecta de una epilepsia con un grave deterioro a nivel general y neurológico y refractaria a los tratamientos, precisa de la asistencia de una tercera persona para actividades habituales y necesarias de su vida diaria tales como la alimentación. La pensión o subsidio por epilepsia será del 100% de la base reguladora del trabajador más un complemento por esa tercera persona.

Incapacidad permanente absoluta: 

Cuando el trabajador, debida la gravedad y alta frecuencia de las crisis y sus consecuencias, no puede desempeñar ningún trabajo de los que se ofrecen en el ámbito laboral. La cuantía del subsidio por epilepsia será del 100% de la base reguladora del trabajador.

Invalidez total:

Cuando el trabajador, debido a su enfermedad y puesta en relación con las funciones de su profesión habitual, no puede seguir desempeñándola, si bien sí puede dedicarse a una profesión diferente. 

Este grado suele reconocerse a personas con profesiones de estrés que puedan dar lugar a una crisis o profesiones de riesgo, en las cuales sufrir una crisis puede ser especialmente peligroso. La cuantía del subsidio por epilepsia en este caso es del 55% de la base reguladora del trabajador (75% a los 55 años, si realiza otra profesión diferente).

Incapacidad permanente parcial: 

El trabajador, a pesar de su enfermedad y sus dificultades, no está impedido para la realización de las tareas fundamentales de su profesión habitual, si bien sí se ve afecto de una disminución en su rendimiento normal superior al 33%. La cuantía del subsidio por epilepsia será una indemnización a tanto alzado.

Discapacidad o minusvalía superior al 65%, 

Ya que por debajo de este grado no hay derecho a subsidio por epilepsia: personas a quienes la enfermedad les ocasiona una merma en las capacidades en sus actividades diarias. 

Valoración del caso concreto para determinar el subsidio por epilepsia que corresponderá.

En conclusión, si bien partimos del hecho de que se puede solicitar y reconocer un subsidio por epilepsia, para realizar una valoración de la repercusión de la enfermedad en el ámbito laboral y personal del trabajador debemos estar al caso concreto.

Ello se debe a que existen personas diagnosticadas de epilepsia que pueden:

  • no tener restricción laboral alguna, no teniendo derecho a subsidio por epilepsia,
  • personas que tengan dificultades en su vida diaria siendo merecedoras de un subsidio por epilepsia, 
  • trabajadores que se encuentren impedidos para el desempeño de una actividad laboral pudiendo solicitar una prestación por incapacidad permanente con subsidio por epilepsia y  
  • personas que, debido el estado avanzado de la enfermedad y la necesidad permanente de una tercera persona, sean tributarios de una pensión por gran invalidez. 

En Toro Pujol Abogados podemos ayudarte en la tramitación de tu subsidio por epilepsia. Tramitamos la prestación económica correspondiente  ante la Seguridad Social en el menor tiempo posible. Contamos con un equipo de profesionales especialistas en este tipo de tramitaciones y te ofrecemos una primera consulta gratuita con un abogado especialista.

Share:

Entradas relacionadas

incapacidad raquialgia

Incapacidad por raquialgia

Incapacidad por raquialgia Muchas de las consultas que recibimos en nuestro despacho especializado en incapacidades, se refieren a los dolores a lo largo de la

fractura humero

Incapacidad por fractura de húmero

Incapacidad por fractura de húmero En Toro Abogados contamos con una gran experiencia en todo tipo de casos de incapacidad, y hemos logrado conseguir numerosos

CONTACTO

Barcelona

C/ Consell de Cent nº 276, 2ª planta

Madrid

C/ Velázquez, nº 46, 4º izq.

Montcada i Reixac

C/ Mayor, nº 30, bajos

93 564 3116

Sevilla

C/ Avenida Eduardo Dato, 69

Valencia

C/ Las Barcas , 2 

Social Media

Primera visita gratis

Sin ningún tipo de compromiso, te aconsejaremos sobre tus mejores opciones.

Nosotros te llamamos

info@bufetetoro.com